Atletismo de Fondo

Todo el running de fondo

Correr, actividad física y Asma

ATLETISMO DE FONDO Marcela Pensa

Asma

Es una enfermedad en la cual la inflamación de las vías aéreas causa restricción el flujo aéreo hacia adentro y afuera de los pulmones. Los músculos del árbol bronquial se estrechan y se inflama el recubrimiento de los conductos de aire, lo que reduce el flujo de aire y produce jadeo.

Esto se conoce como un ataque de asma y se puede presentar como una reacción alérgica a un alérgeno u otra sustancia (asma aguda) o como parte de un ciclo de enfermedad que puede incluir la reacción al estrés o al ejercicio (asma crónica). Sus factores desencadenantes son principalmente los alérgenos, fármacos, virus, humo del tabaco y el frío y la humedad.

El tratamiento principal es el farmacológico, seguido de la fisioterapia respiratoria y  la evitación de la exposición a alérgenos, todos ellos acompañados por supuesto del ejercicio físico, tan temido por los pacientes asmáticos.

La persona asmática no debe abstenerse de realizar ejercicio físico por su mera condición de asmático, ya que el ejercicio físico, realizado de manera adecuada a su patología, puede aportarle muchos beneficios.

El asma de modo general, no es un factor limitante para el ejercicio físico. Sin embargo, en algunas personas asmáticas se ha observado una condición física menor que la prevista para su edad. Esto puede ser debido a:

. Descondicionamiento físico.
. Mal estado nutricional debido al uso de corticoides.
. Otros factores como el equilibrio psicológico.

Con el ejercicio físico extenuante, la mayoría de estas personas experimentan síntomas de asma. Además, muchos pacientes no asmáticos (hasta el 13% de la población, y hasta el 40% de los pacientes con rinitis alérgica, a menudo, personas con antecedentes familiares de alergias) padecen de asma asociada con el ejercicio.

ATLETISMO DE FONDO Marcela Pensa

Corredores

Los corredores con este tipo de asma tienen vías respiratorias que son sumamente sensibles a los cambios repentinos de temperatura y humedad, especialmente cuando respiran aire más frío y seco, de ahí que antes de entrar a un lugar cerrado es aconsejable un “enfriamiento” y vuelta a la normalidad cardiorrespiratoria para no notar el cambio.

Durante la actividad extenuante, los corredores tienden a respirar por la boca, lo que hace que el aire frío y seco llegue a las vías respiratorias inferiores sin pasar por el efecto cálido y humectador de la nariz.

Con la respiración por la boca -también común en los corredores con resfriados, sinusitis y rinitis alérgica (“fiebre del heno”)- el aire sólo adquiere de un 60 aun 70% de humedad relativa, mientras que la respiración por la nariz entibia y satura el aire a un nivel de humedad del 80 al 90% de humedad antes de que llegue a los pulmones.

Además de la respiración por la boca, los contaminantes presentes en el aire, el alto nivel de polen y las infecciones virales de las vías respiratorias también pueden incrementar la gravedad de la respiración sibilante al hacer ejercicios. Así pues, cuidado con los que corran por calles contaminadas.

Si precisan ahondar en el diagnóstico, se puede realizar una espirometría con el fin de averiguar el valor espiratorio forzado en un segundo, o FEV 1) lo que indicaría posible asma inducida por el ejercicio.

La natación a menudo se considera el deporte preferido para los asmáticos y aquellos con tendencia a los broncoespasmos, debido a sus numerosos factores positivos: un ambiente cálido y húmedo, la posibilidad de practicarla todo el año, la tonificación de los músculos de la parte superior del cuerpo y la forma en que la posición horizontal ayuda a mover la mucosidad del fondo de los pulmones.

Sin embargo y a pesar de lo dicho, muchos asmáticos han descubierto que con el entrenamiento y el tratamiento médico adecuados, pueden sobresalir como corredores, como lo vemos a diario en la elite del atletismo, ciclismo y otros deportes

Los medicamentos, un período de calentamiento antes del ejercicio puede disminuir la sensación de presión en el pecho tras hacer el ejercicio. Un período de enfriamiento, con estiramientos y trote después de una actividad extenuante, puede prevenir que el aire en los pulmones cambie rápidamente de frío a tibio y puede evitar los síntomas de asma que se producen después del ejercicio.

Los atletas deben restringir el ejercicio cuando tengan infecciones virales, cuando las temperaturas sean sumamente bajas o, si son alérgicos, cuando los niveles de polen y contaminación del aire sean altos. La respiración con los labios entrecerrados también puede ayudar a reducir la obstrucción de las vías respiratorias.

Casi todos los corredores con asma inducida por el ejercicio deben poder hacer ejercicios a plena capacidad si cuentan con el diagnóstico y el tratamiento adecuados; pero  hay que tener en cuenta:

– Síntomas inducidos por el ejercicio que son inusuales o no responden bien al tratamiento habitual.

– Si han tenido anafilaxia (reacción general del organismo ante el contacto con un alérgeno) inducida por el ejercicio o anafilaxia inducida por el ejercicio y dependiente de los alimentos.

 Actividad Física y Asma

Las ventajas que aporta el ejercicio físico en las personas que padecen asma son:

Mejora la condición física y la propia tolerancia al ejercicio, porque mejora la de manda ventilatoria, la capacidad máxima al ejercicio y la capacidad aeróbica.

Las hiperventilaciones que se ocasionan durante la realización del esfuerzo físico se reducen o son menos fuertes a medida que la condición física mejora.

Ayuda a disminuir la ansiedad y el nerviosismo ocasionado por los ataques. Es decir, aporta beneficios psicológicos. Inclusive en asmáticos graves la capacidad de reserva de sus pulmones es mayor a medida que mejora su capacidad física general.

En los niños mejora el desarrollo mental y físico, proporciona beneficio psicoemocional, les integra dentro de su grupo social y les enseña a prepararse para una vida saludable cuando sean adultos.

Cuando empezamos una actividad física  por primera vez todos nos cansamos, sentimos fatiga y sensación de ahogo. En los pacientes asmáticos, tanto niños como adultos, que no han hecho deporte antes, estas sensaciones son todavía más fuertes. Por ello,  a la actividad deportiva debe ser muy progresiva, para que con el tiempo aprenda a distinguir entre la sensación de ahogo normal por un ejercicio intenso y la sensación de ahogo por una crisis de asma.

Por esto la prescripción de un programa de ejercicio, para pacientes con asma, para que sea completa, adecuada y no sea fuente de lesiones, debe mejorar al menos tres cualidades físicas básicas del cuerpo humano, para que la adaptación efectuada sobre el organismo conlleve una mejora global y bien planificada. En definitiva cualquier tipo de prescripción de ejercicio debe preocuparse de mejorar la resistencia, la fuerza y la flexibilidad , que a posterior será lo que le permita obtener una mayor calidad de vida.

El ejercicio puede provocar una crisis asmática, pero eso se puede evitar. Los asmáticos no tienen el ejercicio prohibido. Al contrario, hacer ejercicio es aconsejable.

ATLETISMO DE FONDO Marcela Pensa

Normas Generales para hacer 

Tomar la o las medicinas indicadas por el médico antes de la actividad física (en el vestuario antes de cambiarse).

Realizar un calentamiento prolongado y progresivo.

Tratar de que el ejercicio se haga a intervalos.

No realizar ejercicios de máxima intensidad.

Si es posible, son más beneficiosos los deportes en ambientes cálidos y húmedos.

Cuando sea posible intentar respirar por la nariz.

Llevar siempre la medicación broncodilatadora de acción rápida en la bolsa de deporte (aliviadora).

No cometer imprudencias estando solo o en situaciones de riesgo. Especialmente cuando se realicen deportes de cierto peligro como montañismo, escalada, ciclismo, rafting.

¿Qué se debe evitar y que no se debe hacer? 

Evitar realizar una actividad física intensa cuando el asma del día a día no está controlada.

Evitar hacer ejercicio intenso si se tiene una infección respiratoria (catarro, bronquitis).

No hacer nunca un ejercicio fuerte si se notan pitidos o se tiene mucha tos.

Evitar siempre que sea posible los ambientes fríos y secos. Si se tuviera que hacer ejercicio en esas condiciones, usar una mascarilla como la de los cirujanos.

Evitar hacer ejercicios muy intensos o de mucha duración, especialmente mientras no se haya alcanzado una buena condición física y no se conozcan los límites personales del ejercicio.

Evitar el ejercicio en ambientes contaminados o con humo.

Evitar el ejercicio en el exterior en época de polinización intensa.

¿Qué pasa se se inicia una cricis durante el ejercicio? 

Procurar tener calma. Si se han realizado las normas básicas, la crisis no debe ser muy fuerte.

Dejar de hacer ejercicio.

Permitir que se pueda respirar bien. Los compañeros no deben situarse alrededor de la persona que tiene el ataque.

Tomar las medicinas broncodilatadoras lo antes posible.

Iniciar la respiración silbante. Fruncir los labios como si se fuera a silbar. Este tipo de respiración permite que el aire pueda salir de los pulmones y evita que se respire de manera rápida y superficial, y que el pecho se “hinche”.

Cuando se solucione la crisis, tratar de volver de nuevo a la actividad si no se está demasiado cansado, pero hacer el ejercicio de manera más suave.

Si la persona no se recupera como en otras ocasiones se debe tomar otra dosis de broncodilatador ,  consultar a un médico o acudir a un centro se salud.

Ante estos temas de Salud siempre se debe consultar al medico. Lo que se expone en este artículo es meramente informativo.

Bibligrafia Consultada.: Conceptos Básicos sobre el asma bronquial; Eduardo De Zubiría C,Alberto De Zubiría S,Eduardo De Zubiría S; El asma como trastorno Psicosomatico Maria Ester Raze de Gascon Editorial Prometeo Libros.; Farmeceutico Online; Ejercicio Fisico y Asma, Fisioterapeuta Álvaro Soto Villarreal.; El asma y los Niños guiainfantil.com.; Papel de la Infección en el asma, Fernández-Benítez, M  Editorial Elesevier.

Marcela Graciela Pensa
Prof. de Educación Fisica
Neurofisiologa
Maratonista

Anuncios

4 de mayo de 2012 - Posted by | 42 km, Atletas, atletismo, Entrenamiento, Noticias de running, Salud | , , , ,

4 comentarios »

  1. MUY INTERESANTE GRACIAS POR COMPARTIRLO CON NOSOTROS.

    Comentario por ali | 7 de mayo de 2012 | Responder

  2. gracias como siempre Marce! yo soy asmatica, medicada desde que era una bebe y ahora con mis 38 años se que nada me detiene, corro, escalo en roca y demas. Eso si, a todos mis compañeros asmaticos les recomiendo para los dias frios el cuellito de tela que venden en los lugares de escalada, esos que sirven como bufanda y gorro, bueno, te tapa la boca y la nariz en el frio, es comodo, como es de algodon no molesta y asi evitamos el broncoespasmo por frio durante el ejercicio!. Un beso y gracias de nuevo!

    Comentario por ale estela | 7 de noviembre de 2012 | Responder

    • Ale, gracias por contarnos tu experiencia y lo que recomiendas.
      A seguir disfrutando del correr, y ganando salud.
      Mis cariños.
      Un gran abrazo

      Comentario por atletismodefondo | 9 de noviembre de 2012 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: