Atletismo de Fondo

Todo el running de fondo

Entrenador y Atleta III

 

Desarrollo

La expresión vínculo significa “conexión moral”, subordinación, impone una obligación, siendo útil para el propósito de este estudio, el cual es discutir un fenómeno importante en el entrenamiento deportivo, llamada vínculo pedagógico atleta / entrenador.

“la relación pedagógica es un vínculo implícito establecido en todas las prácticas educativas (la relación atleta / entrenador conforma una práctica educativa con características propias), entre alguno/s que enseña/n y alguien/algunos que aprende/n, apuntando a modificar, bajo algunos parámetros, las actitudes, capacidades e ideas de aquellos quienes aprenden”. La existencia del vínculo puede significar algo más que su intención de modificar al otro, resultando hasta de dependencia, porque es un vínculo pedagógico. Basado sobre cómo la relación pedagógica ocurre, el contenido es mucho más importante que el vínculo, porque él es, en muchos momentos, el componente más importante para el proceso de entrenamiento.

En el entrenamiento deportivo hay una vinculación entre el atleta y el entrenador, porque allí está el proceso de relación pedagógica citado más arriba, donde uno enseña y el otro aprende.

Un aspecto importante es la dependencia que hay en un vínculo pedagógico,

“quien no conoce depende de aquel que conoce”, sin embargo, el progreso de alguien como individuo significa también la capacidad de establecer otras clases de relación, como las de competencias, en el sentido de saberes y no solamente de dependencia. La relación pedagógica atleta/entrenador debe suceder en estos otros sentidos, apuntando a una independencia del atleta en el entrenamiento y la competencia, en el sentido de la disciplina.

Es por ello que, uno de los pasos más importantes a seguir al comienzo de la carrera del atleta es el derrumbe del vínculo pedagógico. De conformidad con lo explicado antes, el entrenador tiene una reducida participación al lado del atleta en la competencia, que justifica la preparación anterior para una performance independiente en forma parcial, no total, del atleta con su entrenador.

 

Esta condición será creada durante todo el proceso de entrenamiento, desde que el atleta comienza su carrera, cuando él será educado para pensar por sí mismo acerca de las mejores soluciones para la técnica, táctica y otras situaciones en general. El entrenador debe tener la sensación para percibir la conducta del atleta, él creará, junto con el atleta, las condiciones necesarias para el planeamiento, seguimiento y evaluación de la sesión de entrenamiento. Inicialmente, el entrenador debe tener conocimientos básicos en biomecánica, aprendizaje motriz, técnicas de entrenamiento, etc., las cuales le permitirán mostrar a los atletas las posibilidades y alternativa de entrenamiento, prestando atención para no determinar totalmente las actitudes del atleta. Es importante ver que en cada etapa del entrenamiento, estos procedimientos presentarán sus propias características y, puede haber notorias diferencias.

Basado sobre la complejidad de las técnicas y equipamientos, es difícil hacer un molde del atleta. Aquellos atletas quiénes se entrenan solamente bajo los modelos orientados por el entrenador, corren el riesgo de su estandarización, cuando sus rivales sean capaces de prever las acciones en la competencia, serán hasta totalmente dependientes de la orientación del entrenador, sin la cual no serán capaces de competir. El atleta que tiene más independencia de su entrenador, mostrará mucha más confianza en sí mismo, cuando gane o pierda, mejore o no su marca, ya que él fue preparado de este modo, tomando parte en el planeamiento, seguimiento y evaluación de su proceso de entrenamiento y competencia.

La gente, basada sobre el principio biológico individual, tiene diferentes características, las cuales los hacen diferentes unos de otros, y cada atleta se encuentra con su entrenador, con sus propias características, tal como aspectos motrices, físicos, fisiológicos, características socio culturales y muchos otros, así también como sus experiencias deportivas previas. El entrenador debe conocer cómo observar estas características y utilizarlas apuntando a la preparación del atleta; es un error si él juzga sus características, como que ellas no están relacionadas con la práctica del atletismo, y es importante entender que ningún atleta es totalmente un principiante.

La eficiencia en este proceso necesita que el entrenador no piense de sí mismo como el único en condiciones de enseñar y corregir, dando al atleta la oportunidad de participación, para elegir y discutir su propia preparación y al equipo interdisciplinario y también a sus compañeros de entrenamiento. Tomará tiempo, paciencia y humildad, especialmente para el entrenador, quien deberá aceptar que sus conceptos y orientaciones algunas veces serán cuestionados y discutidos. Esto no significa que el entrenador no tenga alguna autoridad para orientar el proceso, sugiriendo quizás que el atleta estará siempre en conflicto con él; pero con una línea guía, los principios fisiológicos y metodológicos de entrenamiento respetados, y dentro del contexto socio cultural que los involucra.

“en las etapas iniciales del aprendizaje, a pesar que los alumnos perciban que ellos están realizando algo mal, muchas veces ellos no pueden percibir el origen y las características del error. En esta situación, el maestro debe dar información específica apuntando a ayudarlos en detectar y corregir sus errores. Cuando el proceso de aprendizaje continúa, los alumnos desarrollan en sí mismos una inducción para comparar sus performances. Lo ideal en aprendizaje motriz es que los alumnos desarrollen sus propios mecanismos de detección y corrección, y sean capaces de auto-evaluación”. (Tani)

El entrenador se comportará como un observador, prestando atención a los momentos en los que por distintas razones (técnicas, tácticas, estructurales, etc.), cuando es necesaria su intervención – de acuerdo con Tani, citado arriba – para asistir al atleta, y algunas veces guiarlo. Sin embargo, esta asistencia y guía debe permitir al atleta comprender cuál fue el razonamiento del entrenador para su efectiva interferencia. Toda vez que el entrenador adopte estos procedimientos, él necesita darle al atleta la oportunidad, una oportunidad para elegir, en la misma extensión de su preparación, para percibir el momento (de acuerdo a lo citado arriba). Este intercambio de ideas debe ser objetivo y solo acerca de que es de específico interés en ese momento. Esta conducta puede dar resultado en distintas situaciones,  y diferentes conductas, es importante adoptar la flexibilidad.

 

 

Fuente.: Manual del Entrenador,Diseño y elaboracion del Material Peter J.L Thomson M.SC. Herbert Hopt Martin Hillebrecht Natahaschaschidt Adaptación Profra. Irma Guadalupe Corral López Guillermo Estrella Vaca, Psicología en el Deporte Entrenador y Atleta efDeportes,La Comunicación entre Entrenador y Deportista Dr.Francisco Garcia Ucha, Monografía Ensayo entre sobre el  vinculo atleta y Entrenador en un equipo de Atletismo.

Marcela Graciela Pensa
Prof. de Educación Fisica
Neurofisiologa
Maratonista

Anuncios

19 de diciembre de 2011 - Posted by | 42 km, Atletas, atletismo, Corredores, De Todo un poco, Deportistas, Entrenamiento, maraton, Motivación, Noticias de running, Resultados | , , , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: